6 de enero de 2012

Isabel II prepara su "Jubileo de Diamante" con desfile naval y exposición de joyas


Entre los objetos que se expondrán figura la diadema "Girls of Great Britain", que llevó la reina en el banquete real con el presidente turco en noviembre.





Vea el video "La reina de los diamantes"

Casi veinte años después de que la reina proclamara, en 1992, el "annus horribilis", y tras la "boda del siglo" de Guillermo y Catalina, la familia real de Gran Bretaña se dispone a celebrar con gran pompa el Jubileo de Diamante de la reina Isabel II, la guinda de un "annus mirabilis", el "año maravilloso".

El fin de semana central para celebrar el Jubileo de Diamante de la Reina se llevará a cabo del sábado 2 de junio al martes 5 de junio dando como resultado un fin de semana largo de 4 días por decreto de fiesta nacional.

Según los planes de la Corte inglesa, la reina presidirá el sábado 2 de junio, desde una embarcación construida para la ocasión, una procesión fluvial que podría atraer a un millón de turistas (según anunciaron los organizadores del jubileo en un acto en el Ayuntamiento de Londres) y que no tiene precedentes en los últimos 350 años. El desfile naval, en el río Támeses, reunirá la cifra, sin precedente alguno, de cerca de mil embarcacnes.

Isabel II será conducida en la "Barcaza Real", una espectacular nave de rojo resplandeciente y dorado. Su diseño se basa en el de la barcazas utilizadas en los siglos XVII y XVIII y tendrá un sillón bajo dosel dorado donde se situará la soberana acompañada por algunos miembros de la Familia real. La nave medirá 64 metros de largo y alcanzará una velocidad de 11 nudos. Estará presidida por el monograma de la reina -EIIR- y una corona.



Detrás de la barca real seguirá la flotilla, compuesta por un millar de barcos, buques, yates y lanchas del Reino Unido, de la Commonwealth (Mancomunidad Británica de Naciones) y de otros países de todo el mundo.

Las embarcaciones saldrán de la región Putney en el oeste de Londres y pasarán a través de la ciudad hasta el Puente de la Torre, que elevará sus dos levas para dejar pasar los barcos altos. La longitud total de la flotilla puede alcanzar 12 kilómetros y el desfile podría llegar a durar una hora y media.

El alcalde de Londres, Boris Johnson, demostró su entusiasmo durante la presentación del programa en el Ayuntamiento: "Esto será increíble. Será el evento más grandioso en el río desde los días de Carlos II, y los responsables esperamos que esta celebración sea aún más grandiosa".



     Broche de oro para un año "maravilloso"     


"Esperan que el Jubileo de Diamante sea tan exitoso como el Jubileo de Oro en 2002", comentó Joe Little, director general de la revista Majesty. "En ese entonces los medios pensaban que la población no estaba interesada, pero para el gran fin de semana había un millón de personas celebrando en las calles. Creo que volverá a suceder en esta ocasión" .

Para el lunes 4 de junio, la BBC organizará un concierto en el Palacio de Buckingham que será televisado, aun no se tiene el programa completo, pero se espera contar con grandes exponentes de la música británica. Un mes más tarde, la reina Isabel II inaugurará los Juegos Olímpicos de Londres.

El príncipe Guillermo, segundo en la línea de sucesión a la Corona, y Catalina, su novia desde hacía nueve años, se casaron el 29 de abril en una fastuosa ceremonia seguida por 2.000 millones de televidentes en todo el mundo.

Y otro festival de majestuosas proporciones está previsto para señalar el 60 aniversario de la llegada al trono de la Reina, menos de dos meses antes de la inauguración de los Juegos Olímpicos de Londres.

"Lo que están haciendo es aprovechar el impulso que crearon durante la boda real", explicó Katie Nicholl, la especialista en realeza del dominical The Mail on Sunday.

"Ha sido un año fantástico para la familia real. Esta boda animó no sólo a sus miembros, sino a todo el país", dijo a la AFP.

Además de la boda real, la soberana de 85 años efectuó una visita histórica de reconciliación a Irlanda en mayo y fue aclamada en octubre durante un viaje a Australia, un país que no descarta convertirse un día en república.

Su marido, el príncipe Felipe, cumplió 90 años en junio, y otra de sus nietas, la hija de la princesa Ana Zara Phillips, se casó con el internacional de rugby inglés Mike Tindall en julio.

Nada que ver con el "annus horribilis" de 1992, marcado por la separación de tres de sus cuatro hijos y un incendio que causó graves daños al castillo de Windsor.

Aunque el peor momento fue sin duda la muerte de la princesa Diana en un accidente de coche en París en 1997, cuando la reina fue acusada de haber perdido contacto con la realidad y de ser insensible al dolor de sus súbditos.


     Exposición de las joyas reales     

Una selección de diamantes de la colección real, incluidas algunas joyas personales de la reina Isabel II, será expuesta al público (el próximo verano europeo) en el palacio de Buckingham, con ocasión del 60 aniversario de la llegada al trono de la soberana británica.

Entre las joyas más destacadas que podrán verse en agosto y septiembre figura la tiara de diamantes Girls of Great Britain and Ireland, una de las favoritas de la monarca, que la lució en noviembre pasado durante un banquete de Estado en honor del presidente turco Abdulá Gul.

La pieza, conocida como la "Granny's tiara" (la tiara de la abuelita), fue recibida como regalo de boda en 1893 por la futura reina María, quien se la obsequió posteriomente a su nieta, la ahora Isabel II, cuando ésta se casó con Felipe Mountbatten en 1947.

Los visitantes también tendrán ocasión de contemplar los deslumbrantes collar y pendientes que eligió la reina para su coronación en la abadía de Westminster el 2 de junio de 1953, más de un año después de ser entronizada a la muerte de su padre Jorge VI.

Creado en 1958 para la reina Victoria, la única reina que celebró hasta ahora su jubileo de Diamante, el collar está formado por 25 gemas de gran tamaño de los que cuelga otro impresionante diamante amovible de 22 quilates en forma de lágrima.

Se exhibirán, además, la reconocible corona miniatura de la reina Victoria, que pese a su reducido tamaño lleva 1.200 diamantes incrustados, y el impresionante collar con pulsera a juego que el gobierno de Sudáfrica le regaló a la actual soberana cuando cumplió 21 años.

El palacio de Buckingham, residencia oficial de la reina Isabel II, abre tradicionalmente en verano sus puertas al público, que puede admirar sus salones y la impresionante colección de muebles y obras de arte que contienen, así como sus jardines.

Un récord de 600.000 personas pasaron el año pasado por el palacio, cuya principal atracción fue el vestido de novia que lució Catalina en su boda con el príncipe Guillermo, nieto de la reina y segundo en la línea sucesoria.




Seguir al autor en Twitter:

Las últimas noticias de Coronas Reales